Bebés independientes

¿Bebés independientes?

Creo que el simple hecho de escuchar esta frase me da risa, es como pedir un hielo caliente, o al menos para mi gusto así lo es y te cuento mis motivos.

Un bebé recién nacido apenas mira, le asustan los ruidos nuevos que está conociendo, sus conexiones cerebrales aún no se completan, apenas puede moverse y realmente ni siquiera tiene una coordinación total de su cuerpo.

En los últimos años ha existido mucho la tendencia a creer que se debe competir desde el nacimiento, estamos tan envueltos en lo que nos marca la globalización que rara vez nos detenemos a pensar si realmente es coherente lo que se dice.

La cuestión es muy simple, no puedes pedirle a un niño cuya única herramienta para decir que necesita algo es el llanto se valga por sí solo, es imposible, la naturaleza es tan maravillosa que no por nada para que un bebé sobreviva lo primero de lo que se alimenta debe ser el pecho de su madre. Ese lugar al que sólo puede acceder si lo abrazas y lo tienes cerca de ti.

Recuerdo cuando mi hijo tenía escasas 2 semanas de nacido, al llevarlo al pediatra para una valoración de rutina la pediatra (que en ese momento reemplazaba al pediatra de cabecera) me dijo que un niño de 10 a los tres meses de edad debe consolarse sólo con escuchar la voz de su madre.

Yo como madre primeriza lo primero que pensé fue “quiero que mi hijo sea un niño de 10”, pero después de meditarlo un poco y razonarlo, me pregunté ¿de 10 para quién? ¿quién califica la conducta de un bebé o sus necesidades? ¿quién inventó eso y en qué se basa para determinarlo?

Bueno, no pasó mucho tiempo para que yo decidiera que yo quería un niño feliz aunque tuviera 5, 6 o la calificación que fuera, porque al final de eso se trata la vida, de ser felices, si le exigimos a un bebé que no dependa de nosotros a partir de su nacimiento, entonces ¿en quién se supone que puede confiar? Quién lo ayudará? ¿Cómo conocerá el amor maternal?

Y la pregunta principal, si queremos que nuestro hijo no dependa de nosotros, ¿entonces para qué decidimos ser padres?

Yo puedo asegurarte que un niño con un fuerte cólico en el estómago por más que escuche la voz de su madre no podrá calmar su dolor o si tiene hambre, haber pídele a alguien que te hable cuando te gruñen las tripas, haber si se te quita el hambre, es obvio que no.

No nos damos cuenta del daño que hacemos al dejarnos llevar por las nuevas tendencias educativas, cuando el apego maternal es clave en el desarrollo óptimo de un bebé, o ¿a ti no te gusta que te quieran?

A sus cuatro años, mi hijo no es el más independiente en muchos aspectos cotidianos, como dormir solo, por ejemplo, pero en cuestión de relaciones sociales se mueve como pez en el agua y creeme que es de los niños más seguros que he conocido.

En lo personal considero que las relaciones personales, en ocasiones pueden ser incluso más importantes que el conocimiento y si se combinan ambas, tendré todo para conquistar el mundo, en el mejor de los sentidos, claro.

Así que si deseas tener un hijo seguro de sí mismo aquí unos tips que a mí me han funcionado.

Todo a su tiempo: Es necesario que le dé a mi hijo su espacio para desempeñarse y su tiempo, cada niño es un mundo y el ritmo de desarrollo y confianza varían considerablemente.

Paciencia: En ocasiones un exceso de apego por parte de mi hijo, puede significar que el tiempo que le estoy dedicando no es suficiente o que necesita que le demuestre más lo mucho que lo amo.

No lo compares: Creo que esto es difícil, pero la realidad es que cada niño tuvo un desarrollo distinto en el seno materno y también tiene diferencias hereditarias en su personalidad, así que es mejor evitar compararlo, quizás mi vecina tuvo un embarazo más tranquilo que el mío y por eso su hijo sea más independiente.

Ayudalo: En ocasiones es necesario darle un empujoncito, con algunos juegos, solicitando consejos a algún especialista, como una psicóloga sobre cómo darle la confianza que necesita para hacer algunas cosas sólo.

Platica mucho con él: De una manera muy simple, acorde a la edad del niño, pero también muy concreta, procuro explicarle a mi hijo frente a una situación que aparentemente lo asusta, los motivos por los que no debe de temer y por qué debe confiar en mí, en muchas ocasiones funciona adecuadamente.

No exageres: Aunque yo quiero mucho a mi hijo, también procuro darle algunas responsabilidades acordes a su edad, tampoco se trata de que tenga 5 años y se diga queriendo comportar como un bebé, eso tampoco es saludable para mi hijo.

Mi consejo es que si quiero que mi hijo sea independiente debo darle su tiempo y espacio, él mismo cuando se sienta seguro me pedirá que lo suelte y mientras eso sucede, quizás dos años a partir de su nacimiento, lo abrazaré, lo besaré y le demostraré que ahí estoy para guiarlo, enseñarlo y consolarlo, como nadie más podrá hacerlo.

Tú que opinas? De verdad crees que los bebés deberían ser independientes?

Vas a Bautizar? Este es el mejor lugar para comprar tus recuerdos:

Angelitos Blancos – Recuerdos de Baby shower | De jabón

Comentarios de Facebook
¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Votos: 0 Promedio: 0]